Desde que leí su sinopsis, <3 se convirtió en una de las películas que más ganas tenía de ver en la 15 edición del Festival de Sevilla. Dirigida por María Antón, este documental nos lleva al comienzo del verano en el Parque madrileño del Retiro.

Desde allí, comenzamos un viaje entre los jóvenes que lo pueblan en busca del amor. ¿Han cambiado tanto la forma de buscarlo? ¿Qué papel tienen las nuevas tecnologías?

Según comentó Antón en el coloquio posterior, en un primer momento la película no iba sobre jóvenes. Se grabaron más de 100 testimonios de personas de todas las edades. Sin embargo, el equipo descubrió que en los más mayores las ideas sobre el amor estaban lejos de ser propias. No eran más, en general, que una serie de conceptos preconcebidos que todos estamos hartos de escuchar.

En los jóvenes, sin embargo, los testimonios eran más auténticos. En un momento en el que hay un mayor número de identidades sexuales reconocidas, eran ellos los que estaban reasignando todas estas nuevas realidades. Lo digital se unía a lo nuevo y a lo tradicional, generando todo tipo de combinaciones.

<3 o la dificultad de definir el amor

<3 ha sido una película polémica desde su título. Me pude dar cuenta desde un primer momento, cuando consultaba la programación y era la única cuya URL no tenía su título. Cuando fui a comprar la entrada, pedí un ticket para “corazón” y la taquillera no me entendió.

-Sala 12, 20:00 de la tarde.

-Ah, PICO3.

Quedé sorprendido porque cuando yo leo un <3, veo un corazón, no un pico3. Al recibir la entrada, pude ver que el problema no era de la taquillera. Para los ordenadores de los Cines Nervión no existía el carácter <, por lo que la película se llamaba oficialmente en el sistema PICO3.

Al hacer la presentación en el Festival, el encargado la llamó también de esta forma. Fue además, la primera pregunta que hizo en el debate, ¿por qué este nombre?

Y es que el nombre es uno de los aciertos del documental. Con solo dos carácteres nos encontramos reflejada esa nueva diversidad y distancia entre generaciones. Esos ordenadores o esas URLs que, de momento, no tienen emoticonos en una sociedad en la que la escritura ideográfica cada vez es más importante.

Un abuelo estándar probablemente no entenderá <3, de la misma manera que tampoco comprenden el poliamor, las relaciones abiertas o las nuevas formas de relacionarse a través de apps y social media.

El Retiro, paraíso de la diversidad

Contaba María Antón que habían elegido el parque del Retiro porque es algo así como el Jardín del Edén. Se trata de un espacio en pleno centro de la ciudad más poblada de España donde prima el disfrute, el relax y la tranquilidad.

Un lugar donde encontramos personas de todas las clases sociales, orígenes y edades. En el Retiro se sigue haciendo cruising hoy día, a la vez que se queda por Grindr o Tindr, o hacen encuentros juventudes cristianas.

Por ello, la elección del emplazamiento es otra de las claves de esta historia coral. También lo son los protagonistas, muy bien elegidos para mostrar tanto los avances como las cosas que siguen como siempre.

El documental termina mostrando una conversación de Tindr. Una chica que hace de hilo conductor, tras un par de mensajes aleatorios pregunta a su interlocutor: Bueno, ¿quieres follar?

No sabemos la respuesta pero sí que sexo y <3 siempre se han considerado dos caras de la misma moneda. Dos caras que ya no deben ir juntas ni significan lo mismo.