Fantasía Thalía OT 2017

Thalía debe quedarse en la Academia de Operación Triunfo. Esto es así. Cualquier persona que siga el programa y sea medianamente objetiva, sabrá que es la que más se lo merece.

Mientras Cepeda solo ha cantado bien una vez en todo el programa y se queja por todo, todo el tiempo, Thalía no para de trabajar, hacer ejercicios vocales, entrenar y no perder la ilusión por encontrarse en el programa.

1. Thalía representa al 100% el espíritu de OT 2017

Si hay alguien que explica el éxito que ha tenido este OT, esa es Thalía. Operación Triunfo 2017 se ha caracterizado por traernos a personas normales, diversas, con físicos alejados de los típicos viceversos tan comunes en todos los realitys últimamente.

Thalía representa lo que es -o lo que debe ser- Operación Triunfo. Una persona a la que le encanta cantar, que lo hace bien y que quiere hacerlo aún mejor. Alguien siempre dispuesta a ayudar a sus compañeros (a Aitana por ejemplo, en el baile), sin competitividad ni afán de protagonismo, sino buscando simplemente dar lo mejor de sí misma.


Además, se llama Thalía. Y ante eso no hay mucho más que decir.

2. La era de las carpetas ha acabado

Seamos sinceros, si Cepeda tiene tantos fans es porque está bueno y por su sintonía con Aitana. Las fotos desnudo de su Instagram hicieron crecer a sus fans pero debemos recordar que no estamos ante el casting para una peli porno.

Está pasando lo mismo que pasó en el pasado Gran Hermano VIP con Daniela Blume y Elettra. No había nada entre ellas, de hecho se odiaban, pero los fans quisieron forzar Blumetra hasta que terminaron con el último resquicio de amistad entre ellas.

Cepeda tiene novia y Aitana tiene a Vicente y por mucho que los fans quieran forzarlo, no va a pasar nada. Ya basta de manipular los realitys para vivir las historias de amor que no tenéis en vuestra triste y miserable vida. 

Con Amaia como favorita dos semanas seguidas, a pesar de que pasa de todo el mundo, estamos viendo como se está terminando con la era de las carpetas. Ya no hace falta tener una carpeta para ganar. Buscamos naturalidad y autenticidad. Y junto a Amaia, a Thalía le sobra.

Que Thalía venza en las nominaciones a Cepeda, demostrará que valoramos a la persona y el talento antes que el físico y la carpeta. Que ya está bien, hombre.

3. Es la “menos sexy” de la edición

Lo vimos hace dos semanas en esa cruel encuesta que hizo la organización de OT. A la hora de votar entre los más sexys del programa, Thalía quedó la última, empatada en un 0,8% con Nerea. Cepeda, por su parte, fue declarado el buenorro oficial de la edición.

¿Qué sea la menos sexy es un argumento para que se quede? Por supuesto. De nuevo, Operación Triunfo no es un concurso de belleza. De hecho, estamos muy en contra de los concursos de belleza. Esta innecesaria humillación pública necesita una respuesta por nuestra parte.

Que la “fea” oficial gane al buenorro preferido por el público trasmitirá un mensaje muy positivo. Queremos gente de verdad, que disfrute con lo que hace, no a cualquiera que enseñe cacho. No hace falta tener el mejor físico para triunfar en la música. Realmente, la música va de otra cosa.

4. Estamos hartos de que a la gente buena le pasen cosas malas

Esta es la razón más importante. Si hay algo que gusta al espectador de un reality es erigirse en justicia divina. Que el jurado haya nominado a Thalía en lugar de a Miriam fue injusto. Que esta, además, estuviera criticando con su comando galaico en el resumen de ayer  a Thalía diciendo que no se integra y que no iba a hacer nada por ayudarla, hace aún más necesario el apoyo exterior.

Afortunadamente, tanto Nerea como Agoney entraron a mostrar por qué este año OT es diferente. La culpa no es de la víctima, la culpa es de los verdugos. Nerea, muy diplomática (la única que apoyó a Thalía en las nominaciones), se lo explicaba a Miriam: “igual si no se integra es porque no sabe cómo hacerlo”. Cepeda, por su parte, decía que no pensaba tener ningún tipo de relación con Marina. No era su rollo y no pensaba tratar de entenderla o acercar posturas.

En un momento en el que no paramos de recibir noticias descorazonadoras, en el que las víctimas de las violaciones y el bullying son responsabilizadas, es hora de que el público de OT demuestre lo contrario. Nosotros sí nos ponemos de parte de la víctima. Nosotros votamos a quién más se lo merece y le damos ese apoyo que necesita.

Porque Thalía eras tú cuando no se juntaban contigo en el colegio por maricón. Cuando a Thalía le dice el jurado que va de sobrada (WTF!) por tratar de hacer bien una actuación, recuerda cuando tratas de dar lo mejor de ti y en clase o el trabajo te lo tirán todo por tierra, porque sí. Todos nos hemos sentido así alguna vez. Incomprendidos, no valorados, viendo como cuando intentamos acercarnos a alguien (como Miriam) nos rechazan.

Salvemos a Thalía


Porque todos somos Thalía, salvémosla y demostremos por una vez, que a la gente buena también, a veces, le pueden pasar cosas buenas. 

P.D: Además, todos queremos que salga un disco y saber qué nombre artístico se va a poner. No olvidemos que Thalía ya está cogido.