Fotograma de Allen King en su último vídeo
Fotograma de Allen King en su último vídeo "Cómo ser un buen pasivo".

El actor porno gay Allen King ha subido un vídeo a su canal de youtube en el que nos dice cómo tiene que ser un buen pasivo con un discurso lleno de clichés y perjudicial para el colectivo gay. 

En primer lugar. Allen King no hace la distinción entre la esfera porno y la esfera real. En este vídeo contribuye a la idea de que las personas pasivas deben renunciar al placer. Genera estereotipos patriarcales y una conclusión muy peligrosa: el pasivo al servicio del activo anulando así su deseo.

Si eres pasivo debes estar impoluto, agradable, y alguna que otra gilipollez más. La predisposición a contentar al máximo a la otra persona es irreal y coarta el pleno desarrollo de las emociones y la igualdad dentro del sexo. El discurso de Allen king es violencia. Y además subyace una dicotomía perniciosa: ser pasivo es visto como algo negativo, al que dominar o someter, frente al activazo de turno que se exime de culpabilidad. Patriarcado puro y duro.

Atención maricones, por si no os habíais enterado, por el culo se caga. No sé si este muchacho es consciente de que hacerse lavativas hasta que se salga “agua tan limpia como el agua mineral de las montañas” es perjudicial para tu intestino. Espero que nadie le haga caso con ese tipo de limpiezas tan lesivas. Cuidado con vuestras floras intestinales.

No es la primera vez que nos encontramos con este tipo de discursos dentro del mundo youtuber marica. PabloVlogs ya nos deleitó con un vídeo similar titulado “Ser un buen pasivo”, en el que hasta nos explica las caras que hay que poner. Otro testimonio de pasivofobia encubierta con casi un millón de visitas.

Pasivofobia y dominación patriarcal

Estos discursos son pasivofobia y dominación patriarcal. Es otro ejemplo de cómo el patriarcado está insertado en muchas personas homosexuales y que tanto daño están haciendo al colectivo LGTBIQ+. Desgraciadamente es un discurso que “lo compran” muchos gays, (sí, utilizo una expresión mercantilista con todas las intenciones). Y son difíciles de contrarrestar, dada la repercusión mediática que tienen.

Dictaminan cuál debe ser el orden de poder y social entre personas homosexuales. Reproducen el patriarcado, la dominación y la anulación de un sujeto frente a otro. No quiero sentirme más deseado sometiendo mi cuerpo hasta conseguir el estatus de buen pasivo.

¿En qué momento estamos aupando a personajes LGTBIQ+ con este tipo de discursos? Basta de intentar imponer los roles de género heteronormativos.