La 1 estrena esta noche, en ‘prime time’, el programa ‘Bailando con las estrellas’. Dos de los 12 concursantes pertenecen al colectivo LGTB+ y otros tantos son ‘gay friendly’, ¿nos encontramos ante un nuevo caso de ‘pinkwashing’?

El Consejo de Administración de RTVE aprobaba hace algunos meses la recuperación, por parte de Gestmusic (Endemol Shine Iberia), del talent show ¡Mira quién baila! Sin embargo, en esta ocasión regresa con el nombre de Bailando con las estrellas.

Rocío Muñoz y Roberto Leal serán los encargados de presentar el programa de La 1 que se emitirá todos los martes en prime time, a partir de las 22:30 horas. Mientras que los aspirantes a bailarines profesionales son un total de 12, más o menos conocidos por la audiencia.

Durante los últimos días se fue dando a conocer el nombre de los seleccionados y mi sorpresa llegó cuando dos de los 12 concursantes pertenecen al colectivo LGTB+ y otros tantos son gay friendly. Es decir, aproximadamente el 16,7%.

Mi asombro no fue por los mismos, sino por la política de omisión que TVE está llevando a cabo durante los últimos años en cuanto a contenido LGTB+. No sé si recordaréis la escasa cobertura que realizó del World Pride Madrid, porque yo .

Sin embargo, desde que comenzara la última edición de Operación Triunfo parece ser que la cadena de televisión se está acercando a dos sectores de la población. Por un lado, al de la juventud y, por otro, al de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales… Los cuales, en muchas de las ocasiones, coinciden. A pesar de ello, se cometieron algunos errores como el protagonizado, lamentablemente, por Conchita Wurst.

¿Es Bailando con las estrellas el pinkwashing en prime time de La 1? Todo parece apuntar a que sí, ya que participan perfiles muy concretos. Entre ellos nos encontramos a Topacio Fresh y a Pelayo Díaz, así como a Merche o Rossy de Palma, entre otros.

Bailando con las estrellas 2
Topacio Fresh y Pelayo Díaz, en la presentación del ‘talent show’.

Muchos conocimos a Topacio Fresh gracias a Fangoria, grupo compuesto por Alaska y Nacho Canut, con el que trabajó en multitud de ocasiones. En ese mismo periodo de tiempo le dio forma, junto a Lara Sajén, al proyecto musical Leopardo No Viaja. Poco tiempo después se despidió de los escenarios para centrarse en La Fresh Gallery. Años más tarde, sobre 2011, su popularidad creció gracias al reality show protagonizado por Alaska y Mario Vaquerizo.

Desde que fuera conocida hace más de 15 años la artista nunca ha negado su condición de mujer transgénero, reivindicándola siempre que ha tenido ocasión. Ya sea a través de entrevistas concedidas, tanto a medios especializados como generalistas, como en actos públicos y privados.

Pelayo Díaz también ha visto cómo su fama ha ido creciendo gracias a su participación como coach en el programa de TeleCinco Cámbiame, el cual finalizó hace menos de un mes.

Fue el diseñador David Delfín el que lo dio a conocer a la audiencia, ya que durante muchos años fueron pareja sentimental. Ahora, a escasos meses de su boda con Andy McDougall, el estilista se embarca en un nuevo formato televisivo.

Poco hay que decir de Merche o de Rossy de Palma. La primera es seguida por el público LGTB+, incluso en más de una canción le ha dedicado canciones, como Ángeles No puede ser. La segunda está considerada, por muchas personas, como una Diva Gay e incluso como un referente para el colectivo debido a sus distintas participaciones en películas de Pedro Almodóvar.

¿Es todo fruto de la casualidad o La 1 ha aprovechado Bailando con las estrellas para llevar a cabo un pinkwashing en toda regla? Solo el tiempo lo dirá… O no.

Compartir
Periodista del Sur e idólatra de la música, contra más petarda... Mucho mejor. Me eriza más los vellos del brazo 'De pata negra' de Melody que 'Bohemian rhapsody' de Queen. Quiero ser tu FANTASÍA pop.