Barei
Barei en una imagen promocional de su tercer CD de estudio, 'You number one' ('Tú eres el número uno').

Barei, la representante del 61º Festival de la Canción de Eurovisión, ha publicado su tercer álbum, ‘You number one’. ‘MAGCEDONIA.com’ ha podido charlar con ella sobre estas 13 canciones, sobre su nueva etapa como artista independiente y sobre Amaia y Alfred.

Pregunta: El pasado viernes se publicaba su tercer CD de estudio, You number one. ¿Cuál es la intención de estas 13 canciones?

Respuesta: Al final es crear un disco de muchos hits. No solo uno ni dos, sino muchos más. Hasta que no lo he tenido, no lo he terminado. He estado componiendo con un montón de gente y he desechado muchas canciones, pero es que quería las mejores. Necesitaba un tiempo suficiente como para poder seleccionar lo mejor. Tener, en lugar de 13, 30 y poder elegir esas que funcionan en el disco.

P: ¿Por qué vuelve a apostar por el inglés?

R: Por la música que escucho, que es muy anglosajona. A mí el castellano me encanta. De hecho, sigo componiendo todas las semanas para otros artistas en castellano. Al final, la dicción de cada idioma es sonido también. La música es sonido. Es una cuestión de sonoridad.

P: Tiene que ser difícil luchar contra esa dualidad…

R: Sí me sale componer en castellano, no para mí, pero porque creo que también tienes que afianzar un poco la marca. Cuando los discos son de su padre y de su madre, que tienen tropecientas canciones, pueden ser muy dinámicos y muy variados… Pero tiene que haber un hilo conductor. No reniego para nada y creo que, probablemente, algún día haré un featuring con alguien en castellano.

P: You number one (Tú eres el número uno) es el single de presentación de estas nuevas composiciones. Cada vez más los artistas dejáis de cantar al amor hacia los demás para hacerlo al de uno propio…

R: Hay muchas canciones en el disco que hablan de amor o de desamor. Es verdad que es lo más recurrente y lo más sencillo. Lo primero que te viene a la cabeza. Pero sí me gusta, en general, intentar tocar otros palos. De lo que sea. Ya sea del bullying, ya sea de la autoestima de cada uno… Al final el amor es algo universal, es algo que todos sentimos.

Pero también la falta de autoestima o el no querernos demasiado es algo universal que todos, en algún momento, hemos sentido. Muchas veces nos venimos abajo y no nos aceptamos. Al final todos tenemos algo que solo sabemos hacer nosotros de esa manera. Cuando hablo de amor propio no me refiero al narcisismo, sino del amor propio para poder querer al resto. Para poder dar lo mejor de uno mismo.

P: La primera canción de este disco que dio a conocer fue I don’t need to be you (No necesito ser tú), la cual habla sobre el bullying. ¿Los artistas sois conscientes de que tenéis una labor social?

R: Siempre que tienes un altavoz delante, en mayor o en menor medida, es necesario saber utilizarlo. Creo que el arte, en general, es para entretener. Pero si puedes, además de entretener, contar cosas, hacer reflexionar y cambiar desde donde tú puedas el mundo, el que tienes más cerca… Es fundamental utilizar ese altavoz.

P: En este CD ha colaborado con distintos artistas para que le acompañen en algunas composiciones. ¿Le han ayudado a cambiar su punto de vista?

R: Siempre, desde fuera, se ven las cosas de otra manera. El mezclarse en todos los aspectos, en tu profesión, en las culturas, el mezclar una raza con otra… Es lo que hace que este mundo sea tan rico y tan diverso. Por eso me encanta, obviamente, aprender de otros artistas. Me encanta colaborar con gente que hace estilos totalmente diferentes y que, fusionando el suyo y el mío, se pueda hacer algo tan guay y que guste tanto a la gente.

P: Después de haber finalizado su contrato con la discográfica Universal Music ha vuelto a comenzar una etapa como artista independiente. ¿Siente que es un paso atrás?

R: Es una manera diferente de trabajar. A todos los independientes creo que nos gustaría que una multinacional nos apoyara y nos pusiera como prioridad. Al final puedes delegar en un montón de cosas. Puedes centrarte en cantar mejor, componer mejor, actuar mejor, interpretar mejor, bailar mejor… Pero como eres artista independiente y te lo haces todo tú… Al final ese tiempo es mínimo en comparación con todo lo demás que tienes que hacer alrededor. A la hora de producir, a la hora de hacer promoción, a la hora de buscar colaboraciones internacionales, a la hora de buscar sincronización…

Tengo un equipo hecho por mí, tengo mis patas que me sustentan, pero tengo que estar encima de todas. Por un lado te da más libertad porque llevas tú los tiempos, nadie te paraliza, nadie te deja en un cajón… Pero tiene muchas desventajas, estás mucho más cansado, el trabajo es infinito, nunca se acaba, siempre vas por detrás, siempre hay cosas que tenías que haber hecho y que no te ha dado tiempo a hacer. Es agotador. A mí, ojalá, me venga una multinacional y me diga: “Oye, queremos que seas la prioridad”. De aquí o de fuera de España, me encantaría. Pero siempre que seas prioridad, porque sino te sientes aparcado y paralizado y no puedes avanzar.

P: Entonces, ¿acaba compensando?

R: Estoy por verlo todavía. Lo acabo de sacar. Veré hasta dónde llega este disco. Pero muchas veces me lo planteo. Es verdad que cansa mucho y que ese cansancio a veces sí me hace decir: “Voy a tirar la toalla. Ya no puedo más”. No es tanto el éxito para el esfuerzo. Pero otras veces pienso que el éxito sí está en el camino y en cómo estoy haciendo las cosas, estoy haciendo lo que quiero, como quiero, con quien quiero… Tengo pensamientos confrontados todo el tiempo en ese aspecto.

P: Sin embargo, cuenta con una base sólida de seguidores que le dan ese impulso necesario para continuar…

R: Sí, los tengo y, además mis b-fighters, lo dan todo y para mí son un motor muy grande. Hago música para hacer disfrutar a la gente y si son diez, mil, un millón, eso ya… Será la vida la que decida, la suerte, estar en el momento oportuno o el tiempo para hacer mejores canciones. En quedadas como las de hoy, en el Crepes & Waffles del número 105 de la calle Fuencarral, donde voy a firmar los discos, los voy a vender, voy a estar con ellos y vamos a poder abrazarnos y vamos a poder darnos las gracias… Eso para mí son puntos de empujón, son momentos en los que digo: “Venga, un poquito más”.

P: You number one será presentado el próximo 2 de junio en la Sala Barts de Barcelona y el 8 en la Sala Shoko de Madrid. ¿Cómo serán estos conciertos?

R: Me gusta que los conciertos sean muy dinámicos, que no hagan bajar en ningún momento la emoción. Sí en cuanto a cambiar de emociones, pero que no hagan perder la atención. Es muy importante el repertorio, el orden de las canciones para que la energía sube y baje de una manera lógica, que mantenga siempre enganchado y luego que los temas sean los mejores, obviamente. Se cantarán los del disco, como se sumarán algunos que no están, como Say yay!, por ejemplo. Pero no hacerlo demasiado largo, porque creo que es mejor que la gente se quede con ganas de más.

P: Además de estas dos actuaciones, tiene otras tantas

R: Eurovisión da un punto de inflexión muy álgido, muy rápido, pero luego caes muy rápido también. Soy consciente y hay que seguir con el pico y la pala… Y más cuando eres independiente, para intentar mantener a esta gente fiel a ti. ¿Cómo? Sacando buenas canciones, sacando buenos discos, haciendo buenos conciertos, directos… El hecho de que sigan contando conmigo, me hace feliz. Mi música solo vive si vosotros la queréis, si vosotros no la queréis acabará desapareciendo.

P: ¿Cómo está viviendo la última edición del Festival de la Canción de Eurovisión con un álbum acabado de lanzar al mercado?

R: La realidad es que no estoy nada metida, pero porque estoy tan a muerte con el disco que no me da tiempo a ponerme a ver más relacionado con Eurovisión. Amaia y Alfred son dos talentazos. El que hagas bien la actuación es lo más importante. Todo lo demás son factores externos que pueden hacer que, obviamente, la actuación quede en un puesto mejor o peor. Lo que se va a quedar ahí, en el recuerdo de todos, es cómo lo hagan ellos. Creo que es fundamental eso, que se centren en eso, que es lo que pueden controlar. Se tiene que ver que están agradecidos, el talento ya lo tienen de sobra, ya lo saben los dos y esa complicidad que tienen entre ellos, que eso al final… Pues contagia mucho.

P: Pero la escenografía también juega un papel importante…

R: En una balada la gente pide mucho menos. Cuando estás en una balada, menos es más. En cambio, en una canción como Say yay! Pues sí, obviamente, se pide una megaescenografía que no hubo. Pero en el caso de ellos toda la atención tiene que estar en ellos, lo demás sería distracción. Hay tanta magia entre ellos que, a veces, es mejor ser más minimalista. Ahora, que ellos estén de acuerdo o no… Pero como ellos en esto no pueden hacer nada, que hagan lo suyo. Que se centren en hacer lo suyo bien. Que ese es su trabajo.

You number one (Tú eres el número uno) se puede adquirir tanto en formato digital como en formato CD.

Compartir
Periodista del Sur e idólatra de la música, contra más petarda... Mucho mejor. Me eriza más los vellos del brazo 'De pata negra' de Melody que 'Bohemian rhapsody' de Queen. Quiero ser tu FANTASÍA pop.