LUIS DEL VAL

El periodista Luis del Val saca a relucir su profunda lgtbifobia en su columna de Herrera en Cope hablando de la carroza de la diversidad en Puente de Vallecas

Para quien no haya escuchado el audio, a partir del minuto 25.50 empieza a desbarrar:

“En vez de Reyes Magos Van a ir drag queens de reinas, Melchor va a ser un travesti, Baltasar una tortillera y Gaspar muy hormonado irá enseñando las tetas”.

Luis del Val saca a relucir su profunda transfobia en la primera parte del audio. Da vergüenza y asco que un altavoz público sea consciente de que va a generar odio con su mensaje. Consciente de que la información es falsa sólo para alimentar a su caverna mediática, sin pensar en los efectos negativos que puede tener. Continúa:

“La Cabalgata de Reyes que se celebra en Vallecas (…) será exaltación del gay y que los niños aprendan que pueden ser maricones desde las edades tiernas. Y si me acusan de homófobo se pueden ir a la mierda”.

Ay Luis. Estoy orgulloso de que me llames maricón. Es el insulto que me hacían de pequeño y la palabra que ahora reivindico como identidad. Porque ser maricón para mí es un orgullo que nadie va a derrumbar. Ojalá haber aprendido a ser maricón desde “edades tiernas” para no estar en conflicto conmigo mismo durante la infancia y así decirle a los heterobásicos que el problema de la sociedad eras (y eres) tú.

Los que buscaban maricones en edades tiernas eran los nacional-católicos. Igual se te ha olvidado mencionarlo, no sé si en la radio de la iglesia en España podrías decirlo.

También te voy a recordar que un 10% de los niñxs son LGTBI, y verse representados en la cultura popular es una manera de que no se sientan solxs. Sobre todo en un día tan significativo.

La homofobia es miedo a conocerse a sí mismo. Es una de las frases que siempre ha estado en mi cabeza y que la experiencia me ha confirmado. Las personas que tienen más rechazo a la diversidad afectivo-sexual y de género son las que tienen un conflicto mayor consigo mismas. Libérate.

Estoy orgulloso de que me llames maricón porque te posiciona en una realidad que perderá siempre. Porque tu espuma bucal es el reflejo de que ya estamos empezando a ser representados en los relatos culturales, donde antes estábamos vetados por la derecha (justo en la misma cuerda que PP y Ciudadanos), en definitiva, por vosotros. Y ya somos imparables, porque las personas LGTBI lo queremos todo.

Estoy orgulloso de que me llames maricón porque has quedado a la altura del betún, echando por tierra el respeto de un montón de gente que te consideraba alguien dentro del periodismo. Y te quitaste la careta, y ahora mucha gente dejará de verte con admiración para verte con profundo asco y pena.

Eres un difusor de odio, y como altavoz de miseria debes tener un castigo. Castigo impuesto por la justicia. Eres la España del lastre. La que lastra a una generación que quiere vivir en tolerancia. La que lastra a una España que quiere vivir en diversidad.

La que agoniza perdiendo la batalla cultural en sus últimos coletazos.