El portal italiano gaynews.it ha revelado un dosier que expone prácticas homosexuales de 60 curas entre las que se encuentran detalles de orgías en el Vaticano y una lista de trabajadores sexuales a los que contratar sus servicios. 

En este dosier de 1.200 páginas hay información muy diversa: correos de curas participantes en las orgías, números de teléfono de chaperos, los pagos realizados a éstos, o un historial de las orgías realizadas en el Vaticano, conventos o parroquias.

¿Quién dijo que la carne era mala?

Toda esta información fue enviada previamente al arzobispado de Nápoles a través de un CD, probablemente con la intención de manchar la imagen de los participantes. El arzobispo de esta ciudad, Crescenzio Sepe, ha declarado que “el material será profundamente examinado para su posterior evaluación”.

No sabemos las intenciones de quien pudiera enviar esta información. Pero sin duda revela varias cosas, la hipocresía de la Santa Sede frente a la sexualidad y el miedo de muchos sacerdotes dentro del camino de la fe cristiana a revelar sus deseos. A ver, no nos vamos a engañar, esto es una fantasía: orgías, chaperos, drogas, grindr, chemsex… es que da para una serie.

Ya en el pasado mes de julio de 2017 se filtró la información de un ex cardenal que había realizado una chemsex (orgías gais con drogas) en un palacete del Vaticano. Los vecinos llamaron a la policia debido al ruido que emanaba de sus paredes. Cuando llegaron se encontraron con la escena y avisaron a las autoridades de la Santa Sede. El (ex) Cardenal implicado, Francesco Coccopalmerio, fue relevado y enviado a un convento.

Que Dios nos coja confesados. Seguiremos informando.