Manel Navarro ha lanzado nuevo single llamado ‘Voulez-vous Danser’, cuyo videoclip muestra dos parejas heterosexuales que acaban teniendo muestras de afecto entre los componente del mismo sexo.

Esta incipiente relación poliamorsa se muestra in crescendo en el vídeo. Te mantiene con la incógnita de forma escalonada mientras aparecen las afectividades lésbicas y gais.

Después del sonado tongo que le implicó en su selección para representar a España en Eurovisión 2017, Navarro ha roto su relación discográfica con Sony y se ha mudado a Universal Music.

Es positivo que la industria musical lance este tipo de contenidos, la amplitud de su mensaje es muchísimo más mayor que cualquier medio o asociación activista, y este tipo de visibilidad es súper importante para animar a la gente a salir de los armarios y a tolerar nuevas formas de vivir las relaciones.

Ahora bien, dentro de los recovecos del mensaje llegan los análisis a la interna y las dudas a que esto pueda ser una campaña de pinkwashing.

El posible pinkwashing de Manel Navarro y Universal

Manel Navarro comentó en el programa OT Visión que él había vivido una relación poliamorosa con una chica francesa. De ahí el título. Sólo nombra tener una pareja, eso no es poliamor. Eso es relación abierta de toda la vida. En ningún momento habla de si él compartió afecto con un hombre. Y esto es importante, la visibilidad homosexual. No es creíble un mensaje al público gay si una persona no lo ha vivido. Los mensajes ambiguos de artistas heterosexuales al público LGTBI me producen mucho rechazo. Necesitamos referentes de verdad.

Él tampoco es claro en otras entrevistas y parece hablar más de relaciones con chicas. Nunca con chicos. Si tan guay fuiste de difundir a cual chica te follaste en Eurovisión, podrías ser más claro en tu supuesta relación poliamorosa.

De nuevo la pescadilla que se muerde la cola: artistas heterosexuales copando el target LGTBI, pero sin embargo, no hay en las discográficas artistas LGTBI que lancen este mensaje. Otra vez el techo de cristal.

Aquí Universal ha sido “inteligente” y ha decidido mostrar esta diversidad para hacerle un lavado completo a la imagen de Manel Navarro. Un pinkwashing de toda la vida a través de su público eurovisivo, que es homosexual en casi su totalidad. Y así mostrar un producto tolerante y abierto. Pero lamentablemente, estas contradicciones ya citadas y la sombra del tongo en Eurovisión 2017 le van a acompañar toda la vida.

Genial que la industria musical lance estos mensajes, pero ojalá que sus protagonistas tengan una coherencia en el discurso y en la realidad. Promocionarse en espacios para el target gay y evitar decir que su relación poliamorosa fue exclusicamente heterosexual no es del todo sincero. Ojalá no utilizar lo LGTBI como una oportunidad para limpiar la imagen de un artista por errores pasados. Ojalá que artistas LGTBI sean apoyados por las discográficas para emitir estos mensajes.

Compartir
Cantante y compositor | Periodista, director de Magcedonia.com | Amante de la música, youtube y la ciencia ficción | Contacto: jnajera@magcedonia.com