Un estudio afirma que dos nuevos genes están relacionados en la orientación sexual en hombres homosexuales. Desgranamos este texto de New Scientist que nos explica el estudio académico de los llamados ‘genes gay’.

En este texto elaborado por Andy Coghlan habla del descubrimiento de dos variantes genéticas que son más comunes en hombres homosexuales, lo que se suma a la creciente evidencia de que la orientación sexual está, al menos en parte, determinada biológicamente:

¿Ya existían los genes gay? 

Sabemos desde hace décadas que la orientación sexual es en parte hereditaria en los hombres, gracias a los estudios de familias en los que algunas personas son heterosexuales y otras son homosexuales. En 1993 un estudio afirmaba que las variaciones genéticas en una región del cromosoma X en los hombres estaban relacionadas con si eran heterosexuales u homosexuales, y en 1995, se identificó una región en el cromosoma 8.

Ambos hallazgos se confirmaron en un estudio de hermanos homosexuales y heterosexuales en 2014. Sin embargo, estos estudios no incluyeron ningún gen específico en este cromosoma.

¿Qué hay de nuevo en el último estudio?

Por primera vez, se han identificado genes individuales que pueden influir en cómo se desarrolla la orientación sexual en niños y hombres, tanto en el útero como durante la vida. Alan Sanders de la Universidad North Shore (Illinois), y su equipo identificaron estos genes al comparar el ADN de 1077 homosexuales y 1231 hombres heterosexuales.

Escanearon los genomas completos de los hombres, buscando diferencias de una sola letra en sus secuencias de ADN. Esto les permitió concentrarse en dos genes cuyas variantes parecen estar relacionadas con la orientación sexual.

¿Qué genes encontraron y qué hacen? 

Uno de los genes, que se encuentra en el cromosoma 13, está activo en una parte del cerebro llamada diencéfalo. Curiosamente, esta región del cerebro contiene el hipotálamo, que se identificó en 1991 como de diferente tamaño entre hombres homosexuales y heterosexuales . Esto fue descubierto por el neurocientífico Simon LeVay, el cual está emocionado porque parece que el gen que descrubió podrían encajar con este estudio.

Otra investigación ha encontrado que este gen, llamado SLITRK6, es activo en el hipotálamo de fetos de ratones machos unos días antes de que nazcan. “Se cree que este es un momento crucial para la diferenciación sexual en esta parte del cerebro”, dice LeVay. “Así que este hallazgo particular es un vínculo potencial entre la neuroanatomía y la genética molecular de la orientación sexual”.

¿Cuál es el otro gen? 

Este gen se encuentra en el cromosoma 14 y es principalmente activo en la tiroides, pero también en el cerebro. Llamado TSHR, produce un tipo de proteína receptora que reconoce y se une a una hormona que estimula la tiroides. De esta manera, el gen juega un papel importante en el control de la función tiroidea.

El hecho de que TSHR parece estar involucrado en la orientación sexual se ajusta a la evidencia de que la función tiroidea parece estar relacionada con la sexualidad. Por ejemplo, la función de TSHR se ve alterada en una afección genética llamada enfermedad de Grave, que hace que la glándula tiroides se vuelva hiperactiva, lo que acelera el metabolismo y conduce a la pérdida de peso. La enfermedad de Grave es más común en hombres homosexuales que en hombres heterosexuales.

¿Son gais todos los hombres que tienen las variantes “homosexuales” de estos genes? 

No, dice Sanders, porque muchos otros factores juegan un papel, incluido el medio ambiente. “Probablemente hay múltiples genes involucrados, cada uno con un efecto bastante bajo”, dice. “Habrá hombres que tienen una forma de gen que aumenta las posibilidades de ser homosexual, pero no serán homosexuales“.

Debido a que muchos genes y otros factores parecen tener un papel en la orientación sexual, esto puede explicar por qué algunas personas son bisexuales o ven la orientación sexual como un espectro.

¿Qué pasa con las mujeres lesbianas?

Nuestra comprensión biológica de la homosexualidad en las mujeres está rezagada. Se han realizado estudios que sugieren que existe un elemento genético para la homosexualidad en las mujeres, pero se han realizado más investigaciones en los hombres, dice Sanders. No se ha estudiado en plenitud dentro de este campo.

¿Por qué debería importarnos la genética? 

Los últimos hallazgos abren la posibilidad de identificar la ruta completa de los genes implicados en la orientación homosexual y heterosexual, dice Dean Hamer en los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. Este académico dirigió el estudio que identificó el cromosoma X en 1993. “Añade aún más evidencia de que la orientación sexual no es una ‘opción de estilo de vida’. Pero el verdadero significado es que nos lleva un paso más cerca de comprender los orígenes de una de las características más fascinantes e importantes de los seres humanos “.

Leer más: Estudios científicos afirman la existencia del gen gay.

Compartir
Magcedonia es un proyecto periodistico de carácter generalista para una sociedad diversa. Aquí puedes encontrar noticias, entretenimiento, música, cine, información, salseo y mucho más. ¡Compartir el contenido es nuestra mejor forma de crecer! Gracias por tu visita.