Todo millenial gay, lesbiana, trans o bisexual ha crecido con canciones que en algún momento de nuestras vidas, nos empoderaron, nos hicieron salir del armario y descubrir nuestra identidad y sexualidad.

Aquí una lista con las canciones que más conectaron con la sexualidad de la generación Millenial, pasando por diferentes etapas, desde la infancia hasta la viejuventud actual.

De las Spice a Cher…

Atrás quedaron ‘Wannabe’ de las Spice Girls y ‘Duro de Pelar’ de Rebeca. Tus bailes en el colegio imitando a una de las chicas picantes ya daban pie a la sospecha (yo era Geri). Pero en 1998 llegó el maravilloso autotune de ‘Wannabe’ de Cher. Tu yo interior ya comenzaba a despertar con la frase “do you believe in life after love?“.

De tríos va la cosa

‘Lady’ de Modjo (1999) es la típica canción que te lleva a un momento de tu infancia cuando la escuchas. De mayor entendí la sutileza del videoclip de ‘Lady’, en el que plasma una incipiente relación amorosa de tres personas (tríada poliamorosa).

Desde Rusia con amor… lésbico

Llegó agosto de 2002. ‘All the things she said’ de las t.A.T.u. se convirtió en un auténtico himno por la visibilidad lésbica. Sí, sí, la industria musical rusa hacía estas cosas por entonces. El videoclip es toda una premonición de lo que se convertiría el país eslavo una década después.

Luego se descubrió que fue un montaje. Pero ya daba igual. A pesar de lo deleznable de la utilización de la falsa sexualidad con fines económicos provocando un falso referente, el mensaje que transmitieron empoderó a toda una generación millenial de chicas adolescentes que encontraron en Lena y Yulia un reflejo en el que expresar su sexualidad. A veces de las brechas del capitalismo son inescrutables.

Los 2000 y el indie

Dentro de una de las épocas doradas del indie, algunxs comenzábamos a hacernos mayores, salíamos de la jaula de los institutos hacía otros espacios académicos y la noche empezaba a formar parte de nuestra vida.

Las siguientes tres canciones han tenido mucho recorrido y también influyeron a la Generación Xenial. Pero sin duda, a todos hicieron juguetear con nuestra sexualidad.

2004 fue un gran año. The Killers y Franz Ferdinand lanzaron sus óperas primas. Los primeros, actualmente reniegan de sus referencias homosexuales y vemos a un Brandon Flowers cantándole a la masculinidad en su reciente single “The Man”. Atrás quedó su canción “Where the white boys dance” (la letra no tiene despercidio). Que no Brandon, que no nos la cuelas.

Pero sin duda este coqueteo con los hombres se plasmó en “Somebody Told Me“. El mejor himno bisexual que se ha podido componer hasta la fecha.

Por otra parte, Franz Ferdinand le dedicó una canción a un amigo gay de la banda llamado “Michael“. Y no, Alex Kapranos no es gay, ni nadie de la banda que sepamos. La canción habla de poder expresarte, ser como quieras ser y no tener miedo.

En 2006 llegó esta maravilla. Standing In The Way of Control de Gossip es otro puto rollo. Además, está escrita como respuesta a la negativa de George W. Bush de apoyar el matrimonio igualitario.

Esos acordes del inicio y la increíble voz de Beth Ditto hacían a todas las maricas bailarlo en el Elástico.

Eurovisión como ventana de la diversidad

Eurovisión siempre ha sido un oasis de visibilidad LGTBQ+. Crecer con una ventana tan potente supone un aliento para aquellas personas cuya niñez se vio envuelta en entornos lgtbifóbicos. Desde una ciudad en los Urales hasta el pueblo más diversofóbico de España. Eurovisión traspasa fronteras y acerca a las infancias y adolescencias referentes en los que sentirse identificado.

Ejemplo para la generación millenial fue Marija Šerifović con la canción ‘Molitva‘ (Serbia, 2007). Una canción que habla de las dificultades de poder amar a quien quieres. La puesta en escena (visibilidad lésbica incluida), canción y excelente interpretación la convirtieron en ganadora del Festival.

Paradójicamente, ese mismo año España podría haber llevado otra canción por la diversidad. El error histórico de haber llevado a Chiquilicuatre siempre nos pesará. Pero el tiempo es sabio y ha sabido reconocer a ‘La Revolución Sexual‘ de La Casa Azul como un himno generacional.

Entrada en la mayoría de edad, veintena…

Katy Perry irrumpía en la escena musical de 2008 con el petardazo “I kiss a girl”. Sin duda, un hitazo para lesbianas y bisexuales.

Por esta etapas ya estábamos un poco creciditas y ya queríamos música que hablasen de nuestras experiencias como transmaribibolleras.

La banda barcelonesa Dorian publicó en 2009 uno de los mejores discos que jamás se han hecho en castellano. Es innegable la cantidad de fans LGTBI que tienen. Factores de ello pueden ser la genial sensibilidad de Marc, y aunque sepamos que está casado con Belly (teclista), su canción “Estudios de Mercado” habla de un encuentro con un hombre:

“Le conocí una noche bebiendo mezcal, yo buscaba respuestas y alguna verdad. Él sentado a mi lado, me habló del rencor. (…) Cuando se hizo de día, me invitó a seguir. Nadie nos esperaba, en ningún lugar. Bebimos hasta el lunes y luego caí, pero el marcó mi destino…”

2010 nos trajo el auténtico drama bollazo. La cantante sueca Robyn lanzaba “Body Talk”, que incluía la canción “Call your girlfriend“. Un tema que habla de una ruptura, y que invita a una “persona” a hablar con su novia.

Esta ambigüedad generó la fidelización de un público LGTBI y principalmente lésbico. De hecho, Robyn ha callado los rumores sobre su homosexualidad en varias ocasiones, de hecho es heterosexual y está casada.

Icónico vídeo de ‘Call your girlfriend grabado en un plano secuencia.

De aquí la importancia del significado que el público le de a las canciones y las catalogue en algo para lo que a priori no estaban destinadas. Junto con la de Robyn, Bulletproof de La Roux nos hacían sacar toda nuestra pluma en la sala de arriba del Petardust.

Para las millenial tardías

Los nuevos años 10 ya nos empezaron a pillar algo viejóvenes. Y para las que quedan armarizadas, también aparecieron nuevos referentes que conectaron con las más mayores y con las millenials más jóvenes.

Ejemplo de ello, y como cierre, tenemos a Lady Gaga (bisexual por declaración, pero con vida de cishetero). Es indudable que “Born this way” animó a salir del armario a una ingesta cantidad de gente. Gaga ayudó a normalizar, y la potencia de su discurso es impagable (discurso en el cuál tiene parte de teoría de la liberación cristiana, ojo cuidao).

Estás han sido las canciones que sacaron del armario a toda una generación de millenials… Aquellas canciones que nos gustaron de pequeñxs por algo que no sabíamos identificar, pero que luego supimos el qué.

Fueron las semillas que nos decían que algo estaba pasando, y que, una vez teniendo las herramientas propias, brotaron en las personas que somos hoy en día. ¿Cuáles han sido las vuestras?

..

Uff, qué pastelón me ha quedado el final del artículo. Poco se ha hablado del golferío que todas estas canciones nos sacó del cuerpo. Como guinda a todo esto, no podía faltar algo de petardeo. LET’S HAVE A KIKI MILLENIALS!