La Pelopony 4
La Pelopony en uno de los fotogramas de su último videoclip, 'Icónica'.

Yolanda Gallardo, conocida artísticamente como La Pelopony, anunciaba en la madrugada del lunes el “fin de la relación” con su “espozo”, tal y como lo llamaba en las redes sociales. A través de éstas ha asegurado que se siente “destrozada”.

Hace mucho tiempo, en un reino muy lejano, nació una niña mitad sirena mitad caballo. Sus padres, los reyes de ese territorio, la llamaron Yolanda Gallardo. A pesar de ello era conocida como La Pelopony por su larga y multicolor cabellera.

Desde que era pequeña tenía claro cuál iba a ser su objetivo, el de hacer sentir la magia de su ilusión a todos los ponis. Cuando inició el camino hacia el mismo no lo hizo sola, sino con su fiel escudero, Salva Musté.

Poco a poco, debido al éxito logrado en el mismo, se fue corrompiendo y volviéndose androgénica y superniñata, tanto que el amor hacia sus seguidores era superficial. Sin embargo, su carácter innato, proveniente del signo zodiacal Géminis, la hizo recapacitar y convertirse en un auténtico fantasy love.

Aunque creyó que se anticipaba de nuevo a los sucesos anteriores no lo pudo evitar y se convirtió en una mujer tremenda, menos mal que su mejor amigo la rescató de nuevo. Oh my God, poco después creyó volverse loca y lo apartó de su lado argumentando que la mareaba. Tanto es así que le fue infiel narrándole un cuento eterno, pero no se pudo reprimir y le dijo que “yo, contigo”.

Los meses fueron transcurriendo y cuando menos se lo esperaba apareció su talismán, un “gato hermozo”. Pronto se convirtió en su Eva y le cantaba todas las noches que “quería su amor”. Durante el tiempo que estuvieron juntos hubo algún desastre que parecía ser el capítulo final, aunque ella le decía que “amara todo lo que es, icónica, fantástica” y que “no habrá nadie como ella”. Sin embargo, él no llegó a conseguirlo.

La Pelopony 3
La artista en una fotografía junto a su “espozo”.

No todos los cuentos finalizan con los protagonistas comiéndose perdices y, después de casi dos años, el de la artista no lo ha hecho. Su “espozo”, tal y como lo llamaba en las redes sociales, ya no lo es.

Colorín colorado este cuento aún no se ha acabado… Y es que con lo que le gusta a la sabadellense un drama a través de Facebook, Twitter e Instagram, en los que ha asegurado que se siente “destrozada”, seguro que habrá segunda parte.

¿Reconciliación a la vista?

Aunque La Pelopony ya no tenga el amor de su “pony boy“, sí que tiene el de sus ponis. Éstos han estado mandando todo su amor a la artista desde que diera a conocer el final inesperado de la historia.

Hay que tener en cuenta que, ni transcurridas 24 horas desde la publicación donde anunciaba el “fin de la relación”, esta fue borrada. ¿Reconciliación a la vista?

No te preocupes, seguro que “llegará el día en el que tú y él os encontraréis y será mejor”.

Compartir
Periodista del Sur e idólatra de la música, contra más petarda... Mucho mejor. Me eriza más los vellos del brazo 'De pata negra' de Melody que 'Bohemian rhapsody' de Queen. Quiero ser tu FANTASÍA pop.