Naomi Cordobés Hernández. Foto cortesía de ARN Cultura Pride.
Naomi Cordobés Hernández. Foto cortesía de ARN Cultura Pride.

La responsable del Observatorio LGTBI de Canarias y miembro de Algarabía, Naomi Cordobés Hernández, se encuentra en el ARN Cultura Pride y hemos aprovechado para conversar sobre los problemas de las personas LGTBI en el ámbito laboral y del futuro Observatorio LGTBI Canario.

MAGCEDONIA: Hola, Naomi. Gracias por darnos esta entrevista. Antes que nada, si ves que me está quedando una entrevista muy maricocentrista me avisas, ¿vale?

NAOMI: (Ríe) Vale, yo te paro.

MAGCEDONIA: Estamos en el ARN Culture Pride, que es un Pride completamente distinto, más enfocado a un público más empresarial y cultural. ¿Crees que es necesaria la presencia en España de este tipo de Orgullos más alternativos?

NAOMI: A mí me encanta que hayan Prides alternativos. Que exista el ARN Culture pride me parece interesante y necesario, porque el público LGTBI es diverso. Somos diversas y necesitamos Orgullos que se adapten a esa diversidad. Lo que me pone un poco nerviosa es el enfoque empresarial, esa necesidad de buscarle la partida capitalista al colectivo LGTBI.

MAGCEDONIA: Sí es verdad que en los Orgullos más grandes y capitalinos estamos acostumbrados a ver fiestas patrocinadas por marcas, carrozas patrocinadas por marcas, etc. ¿Puede convivir el capitalismo y las ideas activistas?

“Ahora con los cuerpos y con las vidas de las personas LGTBI se hace mercado también”.

NAOMI: El capitalismo no puede convivir. Yo soy anticapitalista. Me gustaría poder llevarlo más a mi vida individual y personal, pero la sociedad es capitalista y tenemos que adaptarnos por fuerza a nuestra realidad social. Pero ya basta de que se usen nuestros cuerpos, nuestras orientaciones y nuestras identidades para hacer caja, que es lo que se está haciendo. Lo mismo se ha hecho con el cuerpo de las mujeres durante décadas, y se sigue haciendo a día de hoy. Con nuestro cuerpo se crea mercado. Y ahora con los cuerpos y con las vidas de las personas LGTBI se hace mercado también. Basta ya. El cuerpo es nuestro y lo utilizamos como queremos.

MAGCEDONIA: Y bajo esa idea del capitalismo que inunda los actos del Orgullo. ¿Qué te parece que los carteles de los Orgullos de esas ciudades estén llenos de artistas cisheteros, en la mayoría de los casos, y que incluso, en la mayoría de las veces que se les da la oportunidad a artistas LGTBI visibles sea a cambio de promoción y sin pagar un duro?

NAOMI: Las personas LGTBI que se dedican al arte y a la cultura, y quieren ser visibles, cada vez les cuesta más. Este terreno se ha ocupado por los hombres cisheteros con pluma y las personas gays blancas con un nivel de vida determinado que no representan del todo al colectivo.

MAGCEDONIA: ¿Y no crees que hay mucha mujer cishetero también, declarada “diva gay”, que les está comiendo terreno a los artistas LGTBI? Me viene a la cabeza el caso de Ana Guerra, de Operación Triunfo, frente a otros concursantes que sí son visibles como Marina, Agoney o Ricky.

“Las personas LGTBI tienen un terreno laboral muy limitado”.

NAOMI: Pasa lo mismo con el cine. Ahora que existe el debate sobre quién va a representar a las mujeres trans o a la comunidad LGTBI en el cine. ¿Las personas cisheteros? ¿Qué pasa, que no hay personas LGTBI que son actrices o actores? Pueden hacerlo. Es que deben hacerlo. El otro día me decía un compañero que si los papeles de asesinos, entonces, sólo lo podían interpretar asesinos. No lleguemos a esos extremos. No te apropies de ese discurso y lo utilices de la forma en la que te beneficia. Las personas LGTBI tienen un terreno laboral muy limitado. Es una razón más. Si queremos reflejar vidas LTGBI en el cine, vamos a utilizar a las propias personas LGTBI.

MAGCEDONIA: ¿Crees que efectivamente este tipo de Orgullos más culturales pueden favorecer que haya más debate activista, por reunirnos en mesas y no en carrozas?

NAOMI: No. Es necesario subirnos a los escenarios, subirnos a las carrozas, subirnos a las mesas… Es necesario estar en todos los espacios. Pero este tipo de Orgullos deben tener todavía un toque más activista. No se puede perder la lucha. Estamos en lucha, y debemos estar los 365 días del año en lucha. No podemos utilizar este tipo de representaciones para lanzar mensajes o diálogos políticos. No. Debemos utilizar discursos y diálogos para iniciar líneas de trabajo y seguir con el activismo durante todo el año, en todos los espacios. En estos eventos encontramos personas de las administraciones públicas, personas relacionadas con la educación, también la hostelería y el turismo… Y en todas nos debemos implantar. Porque todas componemos esta sociedad. Igual que con el feminismo. El activismo LGTBI debe ir de la mano del feminismo, y no sólo en los espacios individuales.

MAGCEDONIA: No puedo terminar esta entrevista sin preguntarte por el Observatorio LGTBI de Canarias, iniciado por Algarabía con el apoyo de varias instituciones.

NAOMI: Sí, Algarabía presenta el proyecto del Observatorio. Es un proyecto autonómico, donde llegamos a las siete islas. Y si llegamos es gracias al apoyo en red de otros colectivos, administraciones y la sociedad en general. El Observatorio nace por esa necesidad de manejar datos. Datos que hoy por hoy no tenemos. Si no tenemos datos, no podemos exigir políticas. Y si no podemos exigir políticas, seguimos con una sociedad sesgada, tal y como está ahora. El Observatorio también tiene el apoyo del Gobierno de Canarias y se presenta bajo un Fondo Social Europeo, con la mano de Garantía Juvenil, y se hace posible porque la administración cree en la necesidad de llevarlo a cabo. ¿Por qué ahora? Esta necesidad no es del 2018… Las administraciones deberían de sumándose al Observatorio, de alcances locales e insulares, porque las personas LGTBI estamos en todos sitios, y sufrimos discriminación, incidentes y delitos en todos los ámbitos: educativos, familiares, laborales y de ocio. Es su deber seguir sumándose.

MAGCEDONIA: Gracias, Naomi.

NAOMI: Gracias a ustedes.

Compartir
Escritora a ratos, maricón a tiempo completo, intérprete y gran comunicadora como María Teresa Campos. Marsha P. Johnson es mi animal espiritual y Lluis Mosquera me manda audios.