‘Sailor Moon’, ‘Sakura: Cazadora de cartas’ o ‘Magical DoReMi’ son solo algunos de los mangas y animes pertenecientes al subgénero de las ‘magical girls’. Desde ‘MAGCEDONIA.com’ nos hemos propuesto averiguar por qué al colectivo LGTB+ les gusta tanto el ‘mahō shōjo’.

Hola queridxs amigxs, churritas mías chochetillos míos, ¿qué tal? Durante estas semanas he estado tratando de conocer las razones del por qué de mi adicción a la nueva temporada de Sakura: Cazadora de cartas, conocida como Clear card.

Hacía años que un manga y un anime perteneciente al subgénero de las magical girls, conocido también como mahō shōjo, no despertaba en mí la necesidad de conocer su historia de principio a fin. De cabo a rabo…

No recuerdo cuál fue el primer manga o el primer anime al que le eché el ojo, pero sí que estoy seguro de que pertenecía a esta clasificación. Vienen a mi memoria esas mañanas en las que encendía el televisor y, antes de emprender el camino hacia el colegio, podía disfrutar de un capítulo de Sailor Moon o esos mediodías, después de almorzar, en los que reposaba en el sofá ante la atenta mirada de Mirmo Zibang.

He comentado esta circunstancia con algunxs amigxs pertenecientes al colectivo LGTB+ y nos hemos dado cuenta de que las magical girls no nos agradan… ¡NOS ENCANTAN! Por esta razón, desde MAGCEDONIA.com, nos hemos propuesto averiguar por qué nos gusta tanto este subgénero del manga y del anime.

Por la identificación con la protagonista

No importa que la persona que leyera el manga o viera el anime fuera hombre o mujer, fuera del género que fuera se ponía en la piel de la protagonista. Nos recordaba tanto a nosotrxs…

Magical girls 2
¿Quién no ha querido ser Bunny Tsukino?

En la mayoría de las ocasiones se trataba de una niña, que cursaba los últimos cursos de Educación primaria o los primeros de la ESO, en cuyo día a día se tenía que enfrentar a una serie de circunstancias distintas entre sí. Que si una familia que no la comprendía como ella necesitaba en ese momento, que si un entorno escolar algo inestable, que si una falta de amistades…

Todas estas condiciones hacían que desde el opening conectáramos con ella y nos creyéramos que estábamos llevando vidas prácticamente paralelas. Cuando reíamos lo hacíamos con ella y cuando lloraba… ¡También!

Por la doble vida

En el día a día de la heroína, tanto las excusas como las mentiras, eran toda una constante. El temor de mostrar tal y como uno es ante los demás nos obliga a ocultar, en ocasiones, quienes somos en realidad.

Magical girls 3
Las ‘Luchadoras de leyenda’ también eran humanas.

Es cierto que Bunny Tsukino, Sakura Kinomoto o Doremi Harukaze, entre otras tantas magical girls, no lo hacían porque pertenecieran al colectivo LGTB+. Sin embargo, sí que se excusaban y mentían por algo en común… ¡El miedo al rechazo!

Que levante la mano aquella persona que, alguna vez en su vida, haya tenido que medir cada palabra que ha utilizado para sentirse parte de un grupo o porque ha temido tanto por su integridad física como moral.

¿Quién no se ha sentido libre cuando ellas se han mostrado tal y como son? Esa valentía que han demostrado en multitud de ocasiones es algo que hemos envidiado y que, seguro, lo seguimos haciendo.

Por la eliminación del rol clásico

Magical girls 4
En ‘Shugo Chara!’ ella es la protagonista.

Desde que éramos pequeñxs nos han educado en una sociedad en la que al hombre se le atribuía un rol y a la mujer otro completamente diferente. No hay que especificar cuáles han sido, solo hay que echar un vistazo a nuestro alrededor para comprobarlo, ya que siguen vigentes.

A pesar de ello, este subgénero del manga y del anime ha intentado romper la imagen que se le ha otorgado desde hace miles de años. ¿O acaso me equivoco? Es cierto que el hombre de las magical girls sigue comportándose con reminiscencias de esta atribución clásica, pero la mujer cada vez menos. ¿Quién podría imaginar que el género femenino sería el que salvaría al mundo del mal? Pues los lectores y los espectadores del mahō shōjo.

La eliminación del rol tradicional asignado al hombre y a la mujer ha permitido que la generación que ha crecido bajo estas historias haya desarrollado una perspectiva diferente de la sociedad en la que se encuentra. Ya no importa si se es hombre o mujer, lo que importa es la persona y su capacidad para llevar a cabo las acciones que desee.

Por la historia de amor

Magical girls 5
A Shaoran le costó tomar la iniciativa.

Es cierto que muchxs hemos renegado del amor en determinadas circunstancias de nuestra vida. Sobre todo cuando hemos sufrido algún desengaño que ha quedado marcado a fuego no solo en nuestra mente, sino también en nuestra alma y en nuestro corazón.

Algo nos ha removido el estómago cuando la protagonista de la historia daba algún paso con aquella persona a la que amaba. En ese momento se nos olvidaba el daño sufrido y anhelábamos un romance como el que estábamos contemplando.

También es cierto que algunos instantes después hemos hecho uso del smartphone para ver quién estaba online en ese momento, en Grindr o en Wapx, y así satisfacer nuestras ganas de amar.

Aunque si debo de ser franco, cuando esos mangas y animes llegaron a España algunos estábamos comenzando a ser adolescentes y pensábamos que el amor iba a ser como habíamos visto. ¡Menos el amor… Era todo mentira! No Mónica, el amor también.

Por la magia

¿Qué es una magic girl sin magia? Pues una girl como tú o como yo, además no tendríamos ni un manga ni un anime contando nuestra vida.

Magical girls 6
Doremi en plena invocación.

Sí, es cierto que en Dragon Ball o en Doraemon también aparece la magia, pero ésta no tiene nada que ver con la manera en la que se lleva acabo en estas historias. Además, no es solo la magia, sino todo lo que rodea su invocación. El vestuario, los elementos para exponer el hechizo…

¿No os habéis quedado fascinados cuando en Sailor Moon se llamaba al poder de prístina luna? ¿No os habéis quedado magnetizados cuando en Sakura: Cazadora de cartas se invocaba una carta? ¿No os habéis quedado ojipláticos cuando en Magical DoReMi se clamaba a cualquier hechizo al ritmo de la música?

Y es que lo que nos encanta no es la magia, que también, sino el saber que existe otra realidad. Una realidad en la que, cuando deseas algo de verdad, se puede llegar a lograr.

Por el desenlace feliz

Magical girls 7
En ‘Mirmo Zibang’ todos fueron felices.

Toda historia se compone de tres partes bien diferenciadas; el planteamiento, el nudo y el desenlace. A pesar de que existen multitud de finales, este subgénero del manga y del anime suele finalizar con el denominado como ‘Feliz’.

Tanto la trama principal como las secundarias se suelen resolver de la manera más satisfactoria para la protagonista, con la que nos sentimos totalmente identificadxs. Por lo tanto, es como si nosotrxs fuéramos a finalizar nuestra historia de la misma manera.

Sabemos que no es así, que a veces se gana y otras tantas se pierde. Es la persistencia la que hace que logremos nuestro objetivo, que no es otro que el de ser feliz. El de vivir en libertad.

Va a costar que lo alcancemos, pero si nuestras magical girls lo han hecho… ¿Por qué no nosotrxs?

Por la visibilización

Magical girls 8
Las dos guerreras mantienen una relación sentimental.

Quizás sea la visibilización una de las razones por las que el colectivo LGTB+ tenemos tanto aprecio a este subgénero del manga y del anime.

Aunque en estos momentos casi nadie se lleva las manos a la cabeza cuando aparece un personaje de estas circunstancias, lo cierto es que para la época en la que la mayoría de ellos fueron creados sí que lo era.

¿Quién podría pensar que Vicky Kaio, Guerrero Neptuno, y Timmy Teio, Guerrero Urano, mantenían una relación sentimental? ¿Quién podía imaginar que Touya Kinomoto, hermano de Sakura, se sentía atraído por su amigo Yukito Tsukishiro?

Tanto Sailor Moon como Sakura: Cazadora de cartas, además de otras tantas magical girls, nos dieron a conocer que el amor no es solo cosa de un hombre y de una mujer, sino que puede existir entre dos hombres y entre dos mujeres.

Imaginaos lo que era para un niñx de 10 años ver que existen otras maneras de amar y que no pasa nada por hacerlo como unx siente.

Os propongo un plan para esta tarde… ¿Por qué no reencontráis con vuestrx niñx interior y disfrutáis de un manga o de un anime de este subgénero? Seguro que tenéis mucho que agradecer a estas historias la manera en la que vivís ahora.