OT 2018
Concursantes de Operación Triunfo 2018.

OT 2018 ha comenzado como un nuevo éxito. Las mismas personas que afirmaban que nadie podría ocupar el lugar de Amaia, Aitana y demás, ya copan los clubs de fans de Natalia, Noelia o Alba Reche.

Sin embargo, con el nuevo curso también nos enfrentamos a nuevos desafíos. OT 2017 dejó el listón muy alto, si bien quedan muchas cosas por hacer.

Estas son algunas de las más importantes.

Galas que reflejen la diversidad del directo

Una de las mayores críticas que tuvo OT 2017 fue el blanqueamiento de las galas de televisión. Cualquier tema que pudiera ser ligeramente polémico, era eliminado de la escaleta del programa.

El año pasado, ver a Marina Jade explicando orientaciones sexuales y opciones de género era un placer. Como lo es este ver a Julia de OT 2018 hablando de su TFG sobre diversidad de género en las aulas. Además, mientras lleva una camiseta de NO es NO.

Sin embargo, este tipo de contenidos nunca aparecen en las galas. En La 1 se quedan con chistes escatológicos y sanjacobos. El feminismo y la diversidad afectiva y de género se reducen a su mínimo exponente.

Y, en realidad, se puede ver en los comentarios en Twitter, son estos contenidos los que más quiere la audiencia.

Menos carpetas y más bisexualidad

María, Natalia y Alba Reche son abiertamente bisexuales. Julia, aunque tiene novio y no ha mencionado su orientación sexual, ha afirmado que la persona de la casa que más le atrae es Alba. Aun así, la producción del programa se ha empeñado en generarle una carpeta artificial con Carlos Right.

Ya pasó el año pasado con Amaia y Alfred, cambiando incluso la mecánica para poder mandarles juntos a Eurovisión, o con Aitana y Cepeda. Sin embargo, no queremos convertir el programa en un nuevo Gran Hermano. Si OT 2018 tiene más visualizaciones en el directo que GH VIP (con más audiencia en sus galas) es, simplemente, por la música.

No solo queremos que no se fuercen las carpetas heterosexuales, también que haya más interpretaciones lésbicas. Salvo contadísimas excepciones (Manos Vacías y Mientes) en OT 2017 todas las interpretaciones en pareja fueron heterosexuales. Queremos que la escenificación de la diversidad afectivo-sexual no se quede cerrada al binarismo hombre-mujer, sino que dos mujeres o dos hombres puedan interpretar en las galas relatos de amor en horario de máxima audiencia, ya sean entre los concursantes o con el cuerpo de baile.

Este año, con tres concursantes bisexuales que además están entre las favoritas, esperemos que eso se refleje en las interpretaciones. Está muy bien que Noemí Galera de un discurso en el Día de la Visibilidad Bisexual, pero luego debe emitirse en la Gala de los miércoles.

Horarios compatibles con la vida cotidiana

Aunque quizá no tenga que ver con lo nuestro, también esperamos cambios en los horarios. Especialmente tras el necesario cambio en la dirección de RTVE. OT 2018 será, como lo fue OT 2017 una máquina de hacer dinero. Las canciones, los conciertos, etc… seguirán generando un gran rendimiento económico.

¿Es necesario alargar las galas para ganar un poco de share? ¿Cambiará lo que ganen de los patrocinadores? Aun siendo así, la experiencia de usuario debería prevalecer.

La televisión pública debería estar a nuestro servicio y promover horarios saludables. OT 2018 debería empezar antes y tener menos relleno. ¿Tanto pedir es que termine a las doce?

Nos gusta OT 2018 y sabemos que es uno de los mejores programas en emisión. Solo necesitamos que sea tan diverso en las galas como en Youtube y que podamos compatibilizarlo con la vida cotidiana. Algo muy fácil de hacer si se tiene voluntad.

Compartir
De Cai. Periodista y antropólogo. Maricón.