Fue la noticia de ayer. Raoul de OT recibía en el repaso de gala una gran bronca de Noemí Galera por su actitud tras ser nominado por el Jurado. Le decía Noemí que solo había estado preocupado por el beso. Que veía que era la única forma de no ser nominado. Que ella, sin embargo, le había aconsejado que no se lo dieran.

El reto de salir del armario

Decía Raoul que esta semana no había tenido un reto musical, sino personal. Básicamente, lo que pretendía decir es que habían intentado sacarle del armario a patadas. Los Javis, con la mejor de sus intenciones, ya lo habían dicho. “¿Sabéis que ser gay está bien, no?”, fue la pregunta de Javier Ambrossi. Calvo añadió con un “¡Lo que no puede ser es que estos dos maricones no quieran darse besos!”. Raoul respondió con un incómodo, “que cabrón”. Pero, eso sí, hubo beso.



Sin embargo, es conveniente recordar que cada cual tiene sus ritmos. Decían Los Javis que solo tenía que interpretar. El problema es que Raoul no tenía que interpretar. Tenía que mostrar lo que realmente sentía. Trasladar al público su relación real con Agoney. Algo que no quería que se supiera fuera.

Que no era una interpretación simple lo sabíamos todos y era uno de los ganchos de la noche. También quedó claro con las valoraciones del jurado. Las palabras de Sole sobre la complicidad de ambos fuera del escenario sobraban. Había que juzgar la actuación.

Raoul explotó porque le estaban sacando del armario a patadas. Es absurdo pensar que estar fuera del armario es beneficioso para un artista. Aunque sea vox populi. Tenemos ejemplos varios en nuestro país. Gente que vende millones de discos, que todos sabemos que son gays y que las discográficas le prohiben contarlo.

La salida del armario debe ser voluntaria

Aun así, daría lo mismo. El paso de salir del armario públicamente es algo que debe realizarse cuando la persona esté preparada. Hay que tener en cuenta que los que somos anónimos siempre estamos armariados. Cada vez que conocemos a alguien nuevo debemos decidir si decirlo o no.

Sin embargo, si eres una persona pública, estarás fuera para siempre.

La actitud de Agoney o Ricky, que muestran abiertamente su orientación, es beneficiosa para todos. Y debemos estarles muy agradecidos. Sin embargo, hay que tener claro que salir del armario no es una obligación. Que cada persona tiene sus ritmos y su contexto.

Que una de las claves de OT es su diversidad, pero no lo es tanto en nuestra sociedad. Salir del armario tiene costes. Solo nosotros mismos podemos decidir si estamos dispuestos a asumirlos. Hay que ser valiente y ser valiente no es obligatorio.