La Federación de Fútbol de Rusia insiste que en el mundial los aficionados gais no serán enjuiciados por cogerse de la mano o llevar banderas de arcoíris, a pesar de la ley de anti propaganda gay del país.

A principios de esta semana los aficionados que viajen a Rusia para la Copa Mundial 2018 recibirán una nota informativa por parte de grupos de derechos humanos alertando del peligro que personas LGTBI se den o porten banderas arcoíris en público debido a la reacción de grupos lgtbifobos.

El país tiene una ley que prohíbe la “propaganda de relaciones sexuales no tradicionales”, que se ha utilizado para reprimir cualquier muestra pública de homosexualidad o muestra de apoyo a los derechos LGTBI.

Sin embargo, las autoridades deportivas del país han insistido en que los aficionados que asistan a la Copa del Mundo no serán atacados. Todo me tranquiliza, qué considerados.

El director de la Federación Rusa de Fútbol, ​​Alexei Smertin, dijo: “Definitivamente no habrá prohibición de llevar símbolos del arcoiris en Rusia. Está claro que puedes venir aquí y no ser multado por expresar sentimientos.

La ley es sobre propaganda a menores… No puedo imaginar que alguien vaya a una escuela y hable“.

Que se lo digan a todos aquellos activistas que son detenidos o incluso rociados de una sustancia química al tratar de tener un debate sobre familia LGTBI en Rusia.

La legislación ha sido condenada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En declaraciones a The Guardian, Piara Powar de, de la entidad de igualdad de fútbol ‘Fare’ dio la bienvenida a la tranquilidad.

Powar dijo: “Él está dando algunas garantías y creo que al final eso es todo lo que la gente quiere”.

“La gente quiere saber que pueden venir aquí de forma segura, que estarán protegidos, que se los quiere”. No sería la primera vez que los visitantes extranjeros están exentos de la ley de propaganda gay en un intento de lavado de cara.

Anteriormente, el presidente ruso, Vladimir Putin, dio garantías antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi, cuando los atletas gay y aficionados llamaron a un boicot del evento.

Putin insistió en que aficionados no se meterían en problemas, “si dejan a los niños solos“.

Claro que sí guapi.

La realidad es otra. Los crímenes de odio contra las personas LGTBI en Rusia se han duplicado desde que se creó esta polémica ley. Además, el gobierno ruso no interviene en la purga que el gobierno autónomo de la región chechena inició hace unos meses y que ha costado la vida a al menos 10 personas por su condición sexual.

Compartir

Magcedonia es un proyecto periodistico de carácter generalista para una sociedad diversa. Aquí puedes encontrar noticias, entretenimiento, música, cine, información, salseo y mucho más.

¡Compartir el contenido es nuestra mejor forma de crecer!
Gracias por tu visita.