Portada de Trapicheos en la Segunda Avenida Editorial Dos Bigotes.
Portada de "Trapicheos en la Segunda Avenida". Editorial Dos Bigotes.

‘Trapicheos en la Segunda Avenida’ de Joyce Brabner y Mark Zingarelli, y editada por Dos Bigotes, es un necesario recuerdo de los cuidados entre el colectivo LGTBI ante el aumento del VIH/sida en los años setenta.

Imagina que no hay nadie quien te pueda ayudar. Imagina que no hay nada ni nadie que te pueda curar ni evitar tu muerte. Ahora bien, imagina que durante ese tiempo encuentras a las mejores personas del mundo.

Esto pasaba hace más de 40 años (hace nada). Los ecos de Stonewall retumbaban en todo el mundo cuando frenó la lucha durante un tiempo. Bueno no, frenar no es el verbo adecuado. El VIH/sida transformó la lucha LGTBI. Y aunque ahora suponga un error conjugarlo con la homosexualidad, en aquel momento, el sida era llamado “el cáncer gay”.

Recordemos: VIH y sida no son lo mismo. La segunda es una enfermedad provocada por la primera. Actualmente la gente que se trata de VIH pueden ser intransmisibles.

‘Trapicheos en la Segunda Avenida’ es un alegato por la memoria de aquellas personas que se organizaron en comunidad para luchar contra la serofobia institucional y social del VIH/sida.

La novela deja entrever la especulación farmacéutica que hubo en torno a la ribavirina. Se creía que podía parar los anticuerpos, pero todo resultó mentira. Las farmacéuticas siguieron alentando falsas esperanzas. Los nuevos medicamentos como la AZT o el Isoprinosine, supusieron un escueto respiro pero al cabo de los meses dejaban de funcionar.

Hasta que personas heterosexuales empezaron a morir. Este fue el verdadero cambio. Las farmacéuticas comenzaron fases de testeo más avanzadas. La autora plasma con verdadera sutileza cómo nos dejaban morir por ser maricones. Las personas bisexuales que llevaban una doble vida y transmitían el virus a sus mujeres, infecciones intravenosas por consumo de drogas… Todo este tipo de casos ayudaron a cambiar el imaginario colectivo. Cuando las personas heterosexuales asimilaron el relato de que ellos también podían tener sida, los avances empezaron a llegar. No antes, desgraciadamente.

La lucha continua

Esta novela gráfica también aborda escuetamente la historia activista de Act Up en 1987 en Nueva York. Poco después se extendería a Europa, y Francia sería su punto neurálgico debido a la serofobia institucional del gobierno de Mitterrand.

A partir de ahí todo es historia y 38 millones de personas han muerto por VIH/sida. Y aún queda mucho por hacer en lugares donde las personas no pueden acceder a la medicación.

‘Trapicheos en la Segunda Avenida’ supone una gran labor pedagógica e histórica genialmente resumida de los procesos del VIH-SIDA en aquellos años. Joyce Brabner traslada los cuidados que tanto hacen falta actualmente dentro del colectivo LGTBI.

Esta novela gráfica que la Editorial Dos Bigotes ha publicado, es tan sólo un ejemplo de cómo las personas LGTBI se organizaron, jugaron con la ilegalidad y se cuidaron en comunidad ante la negación de la epidemia. Aquellos pequeños crepúsculos clandestinos de amigas fueron el germen de la visible lucha contra el VIH.