Vidas extraordinarias de Kate Hodges y Sarah Papworth recoge los vínculos, coincidencias y nexos que conectan a grandes mujeres que han cambiado el mundo, y dibuja un mapa fascinante de la solidaridad femenina.

Idealistas que lucharon en el campo de batalla al lado de los hombres, glamurosas estrellas de cine que también eran científicas e inventaron los componentes fundamentales del wifi, sufragistas encarceladas y alimentadas a la fuerza, antiguas esclavas que condujeron a otros cientos de compañeros a la libertad…

Estas son algunas de las historias extraordinarias que se incluyen en este libro. Historias protagonizadas por mujeres que nos desvelan algo más: estas mujeres rara vez actuaban solas; contaban con el respaldo de amigas, impulsoras o mentoras, o bien se inspiraron en pioneras que las precedieron. Todas estas historias giran en torno a la celebración de la sororidad.

Entre las protagonistas de este libro hay algunos nombres muy conocidos como Indira Gandhi, Eleanor Roosevelt o la reina Victoria. Sin embargo, pocas personas conocen cuál fue su nexo de unión: que a una nostálgica Indira la reconfortaba en el internado inglés al que asistía la escritora Iris Murdoch; que la puritana Eleanor Roosevelt hacía alocados viajes en avión vestida de noche con Amelia Earhart o que la reina Victoria protagonizó un encuentro clandestino con la escritora antiesclavista Harriet Beecher Stowe.

Hay otras menos célebres, pero que tuvieron vidas extraordinarias. Mujeres cuya historia ha sido silenciada y que encuentran voz en este libro; como la artista Claude Cahun, que difuminó las barreras entre los sexos, coqueteó con el arte conceptual y se libró por los pelos de que la ejecutaran los nazis. O a Maeve Brennan, la periodista agudísima y adicta a la bebida inmortalizada como Holly Golightly en Desayuno con diamantes.

Por su parte, los retratos cotidianos, aunque sutiles, de mujeres y niños que realizó Kati Horna durante la guerra civil española igualan o superan las instantáneas más chocantes del mismo conflicto atribuidas a su amante, Robert Capa.

La autora, Kate Hodges, ha hecho una investigación muy ardua, tomando en cuenta a mujeres activas desde el siglo XIX en adelante, y que hubiesen tenido al menos una interacción documentada con otras mujeres.

“En algunos casos escribir fue doloroso. Pese a haber leído la historia de Anne Frank infinidad de veces, me resultó increíblemente conmovedora, y las lágrimas hicieron que me costara teclear. Otros casos fueron impactantes: el apetito sexual voraz y descarado de Mercedes de Acosta y Colette me dejaron estupefacta”, explica la autora.

El libro está ilustrado por Sarah Papwort, consiguiendo que estas mujeres cobren vida, y haciendo de Vidas extraordinarias una bellísima obra. Sus ilustraciones no solo plasman a la mujer sobre la que se está leyendo, sino también su forma de encajar en el mundo.

Vidas extraordinarias es un libro que pone de manifiesto que la sororidad ha estado presente en la historia de las mujeres desde siempre, y revela la importancia que tuvo la solidaridad entre ellas para llegar a conseguir todo aquello que deseaban. Un libro imprescindible e inspirador que demuestra que detrás de una gran mujer… hay otra gran mujer.

Portada de "Vidas Extraordinarias" de Kate Hodges y Sarah Papworth.
Portada de “Vidas Extraordinarias” de Kate Hodges y Sarah Papworth.
Compartir
Magcedonia es un proyecto periodistico de carácter generalista para una sociedad diversa. Aquí puedes encontrar noticias, entretenimiento, música, cine, información, salseo y mucho más. ¡Compartir el contenido es nuestra mejor forma de crecer! Gracias por tu visita.