Violet Chachki en el ARN Culture Pride de 2018.
Violet Chachki en el ARN Culture Pride de 2018.

La ganadora de RuPaul’s Drag Race 7, Violet Chachki, se sincera con MAGCEDONIA.com durante su paso por el ARN Culture Pride.

Estoy en el ARN, el Orgullo cultural y alternativo que ha montado el Ayuntamiento de Arona toda esta semana, en “The Upper Side”, una de las muchas fiestas que pueblan su programación.

Me encuentro charlando tan ricamente con La Prohibida en un reservado de la terraza “UP!” del Arona Gran Hotel. La música que están pinchando los Trend Twins, Pepino Marino y Crawford, se cuela por la puerta, la misma que abren mi queridísima Tania Lozano y el guapísimo y simpatiquísimo Alfonso Herrero.

Me cuentan que tengo 3 minutos para poder entrevistar a Violet Chachki, la ganadora de la séptima temporada de RuPaul’s Drag Race. Inmediatamente La Prohibida nota mi urgencia y cede amablemente su trono de reina del travestismo nacional a una de las protegidas de RuPaul.

Violet Chachki se posiciona delante de mí. Cada vez más alien pin-up que humana. Le planto dos besos. En las distancias cortas es más alta de lo que creía. Alfonso y Tania nos dejan solos, pongo en marcha la grabadora del móvil y me lanzo sin paracaídas al mundo drag de Chachki.

MAGCEDONIA: Hola, Violet. Estamos encantados de tenerte en España, en este fantástico ARN Culture Pride. ¿Te gusta el festival?

VIOLET: ¡Yo estoy encantada de estar aquí! El festival es fantástico. Todo es precioso. Gracias.

MAGCEDONIA: Tenemos poco tiempo, porque quiere verte mucha gente, así que iré al grano. En nuestro país eres conocida mayoritariamente por RuPaul’s Drag Race. ¿Crees que es una maldición que pesa sobre ti o lo llevas con orgullo?

VIOLET: Pues… Un poco de ambas. No lo veo como una maldición, necesariamente. No diría que es una maldición. Sí es cierto que a veces es un poco molesto, pero estoy muy orgullosa de ser ganadora de RuPaul’s Drag Race. Creo que lo que hace Drag Race es muy importante y especial y… Sí, creo que estoy orgullosa.

MAGCEDONIA: Eres el máximo exponente del burlesque en el mundo drag. ¿Te sientes cómodas en esos zapatos? ¿Harías otro tipo de drag si no fuera burlesque?

VIOLET: Probablemente no. Me gusta mucho lo que hago.

MAGCEDONIA:  También haces música. De hecho, estrenaste A Lot More Me en Spotify y el videoclip en tu canal de YouTube hace menos de un mes. ¿Era una de tus metas al salir del programa o fue algo inesperado?

VIOLET: Pues fue un poco inesperado. Creo que cuando llegas a este nivel de popularidad, quieres crear cierto ambiente en el mundo, que sea completamente inmersivo, y eso incluye el sonido, claro.

MAGCEDONIA: Hiciste historia siendo la primera drag queen en ser imagen de una marca de lencería, inspirada en Bettie Page. ¿Crees que las artistas drag deben ocupar otros espacios como la moda, las revistas o el teatro?

VIOLET: ¡Claro! Deben participar en cualquier forma de expresión que les quede bien, que les apasione y que sean buenas en ello. Si les apasiona, deben luchar por ello.

MAGCEDONIA: Para terminar, dos preguntas: ¿todavía te quedan costillas?

VIOLET: Sí. No tantas como debería, también te lo digo.

MAGCEDONIA: Y por último, ¿Team Trixie o Team Shangela?

VIOLET: Team Shangela, sin duda.

MAGCEDONIA: Muchísimas gracias, Violet.

La entrevista ha durado dos minutos y poco. Tiempo récord. Me despido de Violet con una sonrisa y le levanto el pulgar a Alfonso, a través de la cristalera. Inmediatamente vienen a buscarla para llevarla al photocall de la fiesta. Mientras se aleja, pienso en el glamour del viejo Hollywood, en los años 50. Violet Chachki quizás sea una reina de otro tiempo, anacrónica. Quizás Violet Chachki sea una amatista engarzada en un viejo brazalete heredado de tu bisabuela. Bella, brillante y atemporal.

Compartir
Escritora a ratos, maricón a tiempo completo, intérprete y gran comunicadora como María Teresa Campos. Marsha P. Johnson es mi animal espiritual y Lluis Mosquera me manda audios.